Showrooming
El proyecto nació al mismo tiempo que las AppleStore, ese ejercicio de disrupción y “experiencia de cliente” lanzado por Apple. HP, el gigante de la informática, exploraba cómo adaptar su modelo comercial al cambio, aún incipiente, que la Web Social produciría en la relación con clientes.

Los objetivos no eran sencillos ni tan evidentes, al menos en aquel momento. Había que construir un nuevo modelo de “espacio”, un entorno donde mostrar los productos y servicios, adaptable, dinámico, experiencial.

La reflexión del equipo de diseño se centró en abandonar el concepto de “tienda” y aproximarse al concepto “showroom”, donde la compra era una consecuencia y no el objetivo del espacio.

La modulación del mobiliario se basó en cubos apilables para conformar cada uno de los elementos: un expositor, una vitrina, un banco, un área de juego para los niños, un espacio de descanso o de trabajo.

La experiencia se contrastó en varios distribuidores y tanto concepto como mobiliario demostraron su capacidad de adaptación a cada espacio y, sobre todo, su “vitalidad”, transformando el punto de venta en un espacio “experiencial”, “relacional”…

Ya entonces decíamos que la venta era una consecuencia de la relación.

El “Showrooming” está transformando la “tienda” en un espacio radicalmente distinto. Es, para nuestros expertos en estrategia, un cambio paradigmático que reta al tradicional modelo de mercado y que afectará al diseño de los espacios comerciales y, a la postre, al diseño de los espacios públicos de la ciudad y de las interacciones sociales: Impacta en recursos humanos, en diseño, en procesos y , desde luego, en tecnología, en urbanismo, en movilidad… ¿Cómo deben actuar las marcas ante el reto?